047/365


 Comienzo mis vacaciones, desde hoy ya no tengo justificación para viajar a doscientos metros y cruzar el perímetro que comunica mi municipio con el vecino compostelano, así que toca pasear y buscar lugares cerquita de casa que me llamen la atención.

A pocos minutos de casa me encuentro con esta curiosa estampa que me ha gustado porque tiene bastante de paisajística aunque incluya edificios que la delatan como urbana. El lugar es francamente horroroso, pero una de las virtudes que nos ofrece nuestra afición es ver la belleza incluso allí donde otros no la encontrarían jamás. Siempre me ha encantado esta frase de Elliott Erwitt:
"La fotografía es el arte de la observación. Se trata de encontrar algo interesante en un lugar ordinario. Me he dado cuenta de que tiene poco que ver con las cosas que ves y mucho con cómo las ve."

Parte de nuestro trabajo es precisamente ver más allá de lo que los ojos son capaces de mirar y la experiencia fotográfica nos enseña a mirar.

Pero sin duda, lo mejor del paseo fotográfico fue la compañía que llevaba y que sorprendentemente atendía a mis explicaciones y consejos en cuanto a composición. Tengo muchas ganas de ver sus cuadros y el resultado de este pequeño experimento donde los ojos de un niño nos mostrarán una mirada distinta que nunca deberíamos haber perdido.

Comentarios

Entradas populares