048/365


 La jornada amaneció fantástica, con un agradable sol que calentaba las calles. Sin embargo, poco a poco las nubes fueron adquiriendo protagonismo para dejar paso llegada la tarde a los para nada añorados chuvascos. ¡Poco nos duró el caloré!

¿Cuántas veces has podido observar el sol a simple vista? Sinceramente tampoco te recomendaría ver esta imagen durante mucho tiempo, pero me apetecía despedirme de su luz con una solarización algo más natural que la que hice el mes pasado, sin forzar el equilibrio de color, con un color de cielo natural y por supuesto, también el de la propia estrella.

En la cultura occidental se suele pintar al Astro Rey de color amarillo, mientras que en las orientales tienden a una representación más hacia el rojo.

La fotografía tiene algo curioso que me encanta. Si dispones de una herramienta informática con un cuentagotas capaz de extraer la tonalidad en un punto concreto, podrás potenciar en el revelado la tonalidad que ese programa detecta y que posiblemente tenga mucho más que ver con la realidad de la que hace nuestro propio ojo.

Cuando calculé en el centro de este Sol la tonalidad, informáticamente me llevó directamente al tono que está en el grado 345 de un círculo cromático de tipo RGB que es el utilizado en las pantallas retroiluminadas. Ese color no es otro que el Carmín (lo cual nos indica que por muy extraño que parezca, la representación oriental es más aproximada que la nuestra) y es el mismo que estás observando en la imagen, en el centro del mismo sol, con una luminosidad que casi le hace parecer blanco. Utilicé la escala cromática para calcular a dónde llevar matemáticamente el resto de tonos y, en este caso he buscado simplemente su complementario para que todo quede equilibrado, que en la misma escala cromática sería el correspondiente al grado 165, es decir, el verde primavera medio.

La importancia del sol hace que me apetezca centrarlo y enmarcarlo entre las nubes que no están elegidas al azar y, de hecho realicé varias exposiciones interesantes aunque me decantase finalmente por ésta al parecerme muy bien equilibrada.

Espero que puedas ver al Sol que nos calienta y nos permite la vida, de la misma forma que yo lo he visto este mediodía antes de que se despidiese tras las nubes grises... pero te repito, tampoco te pares mucho tiempo pues no me haré responsable de tus facturas de oftalmología.

Comentarios

Entradas populares