053/365

 


Hoy el día ha estando precioso, tan bonito como ayer fue rematado. Son así como me gustan a mi los días, ni totalmente despejados ni totalmente grises. Con esa variedad de nubes sorprendente y en los que allí a donde mires se va dibujando de un modo distinto.

Ha tenido claros suficientes para mostrar la luna haciéndose con su lugar antes de que caiga la noche y el techo se obscurezca sobre nuestras cabezas. 

Tampoco ha sido un día tan frío como para tener que ir excesivamente abrigados aunque algo debe pasar con la presión atmosférica porque de nuevo he sentido unas dolorosas migrañas desde que me he levantado.

Por otro lado, comienzo a tener una lucha conmigo mismo acerca de si me estaré acomodando con las facilidades que nos ofrecen las cámaras sin espejo.

Mi Olympus OMD E-M10 Mark III, a pesar de ser de una gama de iniciación, de las más básicas de todas las que comercializa esa marca, es magnífica. Desde que la adquirí para evitar llevar peso, siempre salgo con ella y esa ligereza me permite llevar muchísimos accesorios que con otras marcas sería impensable.

Pero no estaba yo muy acostumbrado a mirar el resultado de las fotografías, no me gusta porque me aleja del mundo analógico con el que comencé y por eso soy de observar más y fotografiar menos. Sin embargo, mi Olympus me permite ver el resultado en pantalla antes de obturar y eso igual me produce un efecto que no me termina de convencer. El poder ver todo y ajustar perfectamente sobre lo que observas en el visor (porque a pesar de que lo fuerte de esta cámara es su pantalla, sigo llevando el visor al ojo y me niego a perder esa costumbre) puede que nos haga menos técnicos a la hora de resolver sin esa ayuda. Pero es mi opinión, lo comprobaré durante estos próximos días.

He decidido que a partir de mañana, la cámara que me acompañe en mi día a día sea por supuesto la Olympus porque no puedo ir con tanto peso a la espalda. Sin embargo, cuando salga a observar y a fotografiar mi entorno, como normalmente utilizo siempre una lente, saldré de nuevo con mi réflex Nikon, también de gama iniciación porque eso sí, tengo claro que cuando me gustan las fotos, al igual que en el caso contrario, no se puede culpar a la cámara, es cosa mía. 

En cuanto a la fotografía de hoy, entre todas las que he hecho esta tarde, me la quedo por el mensaje que espero haber sabido transmitir.

Comentarios

Entradas populares